Lo que no nos gusta de la Semana Santa II

Opinión

En anterior comunicación, os indicaba los 19 ataques contra los cristianos que han tenido lugar a lo largo de esta pasada Semana Santa 2022, concluida el pasado 17 de abril. Eran como decía, las conclusiones del último balance elaborado por el Observatorio para la Libertad Religiosa como parte de sus informes sobre nuestra libertad como católicos, y al fin y a la postre datos fríos  para la estadística.

En esta ocasión, os voy a señalar algunos de los hechos consumados con la impunidad manifiesta de los causantes, y algún arrepentimiento que también lo hay, a Dios gracias.

El primero de los casos es, la compañía de comida rápida  Burger King, que promovió en España el pasado Viernes Santo, una campaña de publicidad promocionando sus productos veganos, a través de frases bíblicas y litúrgicas como “carne de mi carne” o “tomad y comed todos de él. Que no lleva carne“, una cita especialmente ofensiva para nuestra fe cristiana, ya que es empleada por el Sacerdote, en la consagración eucarística, fuente, centro y culmen de la vida cristiana.

Pues bien, tras una acción lanzada desde Twitter, entre otros presbíteros, por mi hijo el Rvdo. Juan Manuel Góngora Matarín, @patergongora en las redes. Tuvo un efecto fulminante e inmediato, dado que Francisco Recuero, director de marketing de Burger King España, pidió disculpas a sus seguidores en Twitter y retiró la blasfema campaña publicitaria, si bien lo hizo tras finalizar nuestra Semana Santa -la tarde del Domingo de Resurrección- por lo que no hubo posibilidad alguna de restituir tamaña ofensa .

En plena polémica por la blasfema campaña publicitaria, el podemita Pablo Echenique, no tuvo ningún empacho de secundar y defender desmeritada campaña, “vacilando a los católicos”, según denunciaba esta organización pro libertad religiosa. Lo que indica la catadura moral de este sujeto, al que pagamos su nómina todos los españoles, incluidos los católicos. 

El segundo de los casos es, el de los “menas” que hicieron frente a una procesión, en el que un grupo de jóvenes inmigrantes del Centro de Protección de Menores “Bermúdez de Castro” en Granada, agredieron a los participantes de un desfile procesional que se celebraba en la madrugada del Jueves Santo, lo que igualmente suscitó la indignación de todos, y muy especialmente de los católicos allí congregados pacíficamente y en oración. Dicho  ataque ocurrió, cuando la procesión de “Nuestro Cristo de la Pasión y Nuestra Señora de la Estrella”, llevaba más de una hora y media, de recorrido desde su salida del templo y pasaba por la granadina Cuesta de Chapiz. En esos momentos, se producía el lanzamiento de una gran cantidad de objetos, que comenzaron a caer sobre los presentes. Y que salían del citado centro de “menas”, es decir, migrantes menores de edad no acompañados por un adulto.

Otros casos relevantes contra cristianos que celebraban, como digo piadosa y pacíficamente su fe fueron, el de los inmigrantes magrebíes que atacaron, y que tuvieron que ser reprimidos mediante actuación policial, la Procesión del Domingo de Ramos, en la Semana Santa de Vendrell (Cataluña)

Las pintadas abortistas en dos iglesias de Barcelona, mientras que en Badajoz, desconocidos decapitaron y se llevaron la cabeza de una imagen de la Virgen María.

El objetivo de esta información, no es dar publicidad a nadie y menos mover algún tipo de animadversión hacía los cristianos en general y la Iglesia Católica en particular. Es más bien, poner de manifiesto la situación actual de ataque y ofensiva a la conciencia y religiosidad cristiana, con el fin de erradicar el virus del laicismo beligerante y el odio a los sentimientos religiosos de todos aquellos que profesamos nuestra fe.

La Constitución Española, habla sobre la religión y la Iglesia hasta en tres artículos diferentes: en el 14 habla sobre la igualdad ante la ley, en el 16 enmarcado en el tema de las libertades y en el 27 que trata la educación. Por lo tanto la religión y la Iglesia Católica, tienen una importancia fundamental en la construcción de nuestro estado social y democrático de derecho actual.

Artículo 14

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Artículo 16

  1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.
  2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
  3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Artículo 27

  1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.
  3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones

 

Por tanto, todos somos iguales ante la ley según nuestra constitución vigente. Seas católico, musulmán o judío. No se trata de forma distinta a nadie por profesar una religión u otra.

 

Dicho esto, todos podemos creer en Dios sin que nadie nos pida cuentas por ello. Y los ‘poderes públicos’ -la justicia, el gobierno, los legisladores…- tendrán en cuenta a la Iglesia Católica y los acuerdos, por tanto, establecidos con la Santa Sede. Además cabe destacar el “tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española” que históricamente, tradicionalmente y culturalmente son las creencias cristianas.

Por todo ello, estoy convencido de que tenemos la gran misión de dar a conocer los ataques a la libertad religiosa y difundirlos por todos los medios a nuestro alcance, con el fin de su extinción, por lo que mi querido lector, cuento contigo para que finalicen de una vez por todas. Paz y bien.

Juan Manuel Góngora

Periodista

 

Deja una respuesta